El poder de nuestros pensamientos

Ayer me pasó una situación con la que pude comprobar cómo nuestros pensamientos combinados con nuestras emociones pueden lograr un proceso ‘químico’ increíble en nuestro cuerpo y en nuestra mente.

Me pasa que en los últimos tiempos de mi vida he venido logrando estar conectada conmigo misma, alimentándome y nutriéndome de cosas que me aportan.  Evito ver TV, no veo noticieros, no leo periódicos y cuando veo noticias que alguien comparte en las redes sociales, si siento alguna sensación que se activa en mi hacia ‘negativo’, simplemente la dejo, la corto y no la sigo viendo.  

Ayer me pasó que recibí algunas llamadas de un número fijo que al contestar, se cortaba.  Llamé y me contestó una grabadora que el número no existía.  Al comentarlo más tarde con una persona, esta me comentó que estaban haciendo esas llamadas para identificar la voz, etc., y que había que tener cuidado.  No se qué me pasó con lo que esta persona me comentó que se me quedó dando vueltas en algún lado de mi mente.

En la noche no pude dormir, me aparecían pensamientos, imágenes y sensaciones sobre situaciones que se podían dar, (mi creatividad estaba en su máximo potencial pero hacia lo negativo) y me sentí bastante angustiada por momentos.  Repetía mis mantras/oraciones que hago para lograr conseguir estar en calma pero, reconozco que me costó mucho lograr conciliar el sueño.  Finalmente ya entrando en la madrugada conseguí quedarme dormida profundamente.  Hoy, me levanté - tarde -, y por momentos sentía aún esa angustia/miedo con mi imaginación dando vueltas.

Me dije a mí misma que algo iba a hacer para lograr cambiar eso.  Me puse a meditar un rato, y luego me puse a hacer un ejercicio del curso de milagros que me tocaba.  Poco a poco empecé a sentir cómo esa sensación se fue desapareciendo.

Esto ha sido para mi, una forma de experimentar, en carne propia, la teoría acerca de cómo nuestros pensamientos nos pueden llevar a conectar con estados tan críticos de miedo y, si no logramos tomar conciencia y utilizar herramientas que nos ayuden, podemos seguir andando con ellos el resto del día y más.

Aliméntate de cosas buenas y positivas, de cosas que te dejen sensaciones bonitas.  Cada vez que estés frente a algo o a alguien que te haga ver algún miedo, trata de separarte y poner el miedo en su lugar, reconocer que el miedo no es tuyo, y opta por no llevártelo contigo.

La mente es muy poderosa, seamos conscientes de eso y démosle pensamientos que la nutran, pensamientos que nos lleven a lograr la vida que anhelamos.