Las justificaciones

Si nos ponemos a observarnos y escucharnos en nuestros diálogos internos y con otros, nos podremos dar cuenta del uso indiscriminado que hacemos de las justificaciones y las excusas.

Hay una necesidad inherente de sentirnos 'libres de culpa', algo así como si camináramos con la imagen de un juez encima nuestro, que nos observa todo el día y al que debemos rendir cuentas.  Esto funciona de forma totalmente inconsciente.  Es como un terror a decir "yo fui", a admitir "me equivoqué", a reconocer "no quiero..."

Basta con estar atento al momento de estarnos comunicando con alguien para que podamos observar esta 'habilidad' tan común en nosotros.

Esto se da casi siempre si no es siempre...cuando me encuentro frente a algo que hago o también que no hago, cuando me encuentro frente a algo que me sale mal o, a veces también cuando me sale bien; cuando me estoy sintiendo mal o también pasa cuando me siento muy bien, cuando he tenido algún conflicto con alguien, cuando algo en una relación no está funcionando, etc,, etc., etc.  Constantemente estoy dando y dándome justificaciones.

¿Para qué utilizo las justificaciones?

Esta costumbre de justificarme y justificar todo, me 'ayuda' a evitar tomar responsabilidad por lo que me pasa.  Al empezar con el juego de crearme excusas, entro también a creérmelas y, esto me hace mantenerme inmóvil, en el mismo lugar donde estoy, no me permite moverme, evolucionar, crecer.  Y, no me estoy dando cuenta que, mientras lo continúe haciendo, conseguiré tener más de lo mismo; es decir, mismas situaciones, mismas reacciones, mismas relaciones, donde solo cambiaré a las personas; de aspecto, de apariencia.

Te invito a probar una nueva forma de llevar tu vida.  Empieza a darte cuenta que no hay nadie juzgándote, excepto tú y, nadie listo a lanzarte el castigo.  Este camino se trata de aprender y, para lograr hacerlo, es imprescindible asumir la responsabilidad completa de lo que me pasa y de lo que llega a mi vida.

Lo más bonito de empezar a hacerlo es que te irás haciendo cada día más consciente que tú y solo tú eres el dueño de tu vida, que tú y solo tú eres quien atrae a tu vida todo lo que necesitas y ... que en ti y solo en ti está la solución y el Poder de cambiar lo que no te guste.