Dr. Jekyll & Mr. Hyde

He oido mencionar esta historia algunas veces; seguro tú también has escuchado de ella.  Está basada en una novela y ha sido utilizada en obras de teatro y películas.

Si bien no la he leído, me jaló la historia de los personajes principales.  Habla del doctor Jekyll quien era un abogado y también científico, alto, educado, de buena presencia, culto, estudioso, muy noble y bueno y, respetuoso con la gente, quien creía que mediante un experimento podia separar el bien -la parte más humana de las personas- del mal -su lado más maléfico- y, lo consigue.  Para ello, prepara una pócima que cuando la tomaba, dejaba de ser el doctor Jekyll para convertirse en el señor Hyde, quien era bajito, de aspecto desagradable, gordo, se vestía con mucha sencillez, muy frío y violento y capaz de llegar a matar.

Este personaje lo crea Dr Jekyll a partir de la parte oscura de su alma.  Físicamente un ser deformado, repugnante y malvado.  Aparentemente, Jekyll estuve pensando sobre su personalidad y descubrió que todos los humanos tenemos dos personalidades; una buena y otra mala.  El sintió que debía separarlas para romper las cadenas que tenían la una con la otra.

Si bien esta historia está dentro de una novela, en la vida real a todos nos pasa esto de tener esta dualidad dentro nuestro, la cual mientras no nos demos el tiempo y el trabajo de conocerla y verla, nos puede jugar pasadas y meter en problemas.

El conocido médico y psiquiatra Carl Jung denominó “La Sombra” a este lado no reconocido, ese lado oculto y reprimido que todos tenemos.   La sombra se desarrolla en todos nosotros de manera natural desde la infancia, por lo tanto es inconsciente.  Está constituida por frustraciones, experiencias vergonzosas, dolorosas, temores, inseguridades, rencor, agresividad que se quedan alojados en lo inconsciente.  Mientras no la reconozcamos y la integremos, estaremos ‘sometidos’ a ella e irá queriendo salir de forma directa o indirecta:  rasgos de carácter o distintas tendencias.

Algunos ejemplos que nos pueden ayudar a darnos cuenta de cómo funciona nuestra “sombra”:

a. Cuando nos sentimos atacados, cuando algo nos molesta de alguien, o algo nos causa dolor y no entendemos por qué, es que estamos viendo la proyección de nuestra propia sombra.

b. Date cuenta de las cosas que más te molestan de los demás, lo que te altera.  Esos son aspectos de ese lado oscuro TUYO que los ves afuera y crees que son del otro.

c. Observa todo lo que juzgas o criticas exageradamente de las personas.

d. Se consciente de tus actos impulsivos involuntarios que pueden ser dañinos para ti, por ejemplo;  adicciones, apegos emocionales, etc.

e. Revisa tus emociones; ¿cuáles son las que más te cuestan expresar?  ¿cuáles son las que escondes o reprimes?

f. Estáte atento a tus lapsus verbales, observa tu sentido del humor.  

g. Revisa tus sueños, fantasías.

Si quieres dejar de sabotear tu propio camino hacia el éxito y la felicidad, no te queda otro remedio que identificar e integrar todos aquellos aspectos y patrones inconscientes que has ido reprimiendo.

Mientras tanto, estaremos repitiendo situaciones, experiencias dolorosas una y otra vez.  Es como sentir que algo conspira contra ti.

Otro punto interesante es que la fuerza de la sombra no sólo actúa negativamente sino también positivamente; pueden abarcar cualidades buenas, instintos normales, reacciones adecuadas, impulsos creadores, etc.

TODOS tenemos la necesidad de estar completos e íntegrosTodos tenemos la necesidad de vivir una vida auténtica, de ser nosotros mismos.  Esto va a ser imposible de lograr mientras no integres tu sombra.

Cuando la integres, lograrás una fuerza increíble que vendrá de dentro tuyo y será lo que necesites para conseguir todo lo que te propongas.