¿Por qué nos equivocamos al elegir a una pareja?

¿Cómo escoger a la persona adecuada?

Este es un tema que me pidieron que hable en algún momento.  Como pensé que no me iba a ser sencillo explicarlo en un video de 3’, pensé escribir algo por acá.

A ver, por donde empiezo… 

La idea principal que te compartiría para tenerla en cuenta es; que, tu pareja es tu mejor “Maestro” o “Maestra”, es tu mejor espejo, es en quien vas a ver si o sí, tus mejores o tus peores rasgos.  El nivel de intimidad que uno llega a tener con una persona al tenerla como pareja, hace inevitable esto, por eso es que hay personas que deciden estar solas, ya que no están listas a lidiar con estas situaciones.

Para poder comprender más a profundidad el tema de pareja, el por qué ‘elijo mal o bien’, debes remontarte a tu niñez y a tu relación con tus padres.

No se trata de una cuestión de encontrar culpables; acá no hay culpas, acá no es que mi Mamá fue muy dura conmigo o que no estuvo presente o, que mi Papá me abandonó, que era alcohólico o simplemente no lo tuve.   Cada quien tiene su historia y, nuestra tarea acá es sanar esa historia.  Nuestra tarea es aceptarla, te haya gustado o no, así sientas que fue injusta, o que pudo haber sido de otra forma.  Mientras mantengas dentro tuyo la idea de por qué fue como fue, te seguirás ‘peleando’ con tu historia y esto, solo evitará la aceptación completa de la misma, que, es el único camino que te llevará a ser libre.

Necesitas MIRAR tu niñez, MIRAR tu relación tanto con tu Padre como con tu Madre.  Seguro estarás pensando:  “…yo he tenido una niñez feliz, no me ha pasado nada trágico, mis padres siempre han estado juntos…”

Independientemente de venir de padres que, te quisieron con el alma e hicieron lo mejor que pudieron, ellos a su vez se encontraban lidiando con sus propios temas mientras te criaban, por lo que, inevitablemente, fallarán en ser los padres “ideales”.

En el caso de no haber tenido a alguno de tus padres presente, o si estás convencido que cometieron muchos errores, con mayor razón entonces, estás en la necesidad de trabajarte.

Acuérdate que una cosa es la posición y versión de tus padres y otra, totalmente diferente, es la tuya como hijo/a.   Uno, al momento de ser niño percibe e interpreta las cosas de acuerdo a cómo las siente o a cómo las espera y las recibe.  Por eso es que, normalmente ante un hecho “x”, pueden haber muchas interpretaciones y percepciones, ya que cada quien las mira desde su propio lente, su propia vivencia y su propio sentir.

Si quieres escoger ‘libremente’ a alguien como compañero/a de vida, si quieres llegar a vivir una vida plena y feliz, debes revisar tus raíces, debes revisar de donde vienes, debes conocer la base de donde saliste.  Mientras no hagas este trabajo, estarás escogiendo a alguien que te ‘complete’ y que te de lo que no estás dispuesto a darte tú mismo.

Esto, a primera impresión, puede sonar como algo sin sentido y hasta absurdo, ya que normalmente pensamos y estamos seguros que nosotros 'elegimos' a nuestros compañeros/as.  Lamento decirte que esto no es así.  Todo funciona a nivel de energías y de vibración.  Atraes a quien necesitas de acuerdo a tu nivel de vibración.  Atraes a quien necesitas, ya que esta persona te ‘muestra’ algo que a ti te falta y, esta a su vez, 'engancha' contigo por eso que tú 'muestras' y ella carece.   De ahí viene el dicho "Nunca falta un roto para un descosido".

"Aceptamos el amor que creemos que merecemos."

 

Entonces, a la pregunta:  ¿Por qué nos equivocamos al elegir a una pareja?  Te contesto que, no te equivocas.   Estás eligiendo a quien necesitas en tu vida para que te reafirme en lo que piensas de ti, pero, lo que piensas en el fondo de ti; a nivel creencias, a nivel subconsciente.   Si no te gusta a quien tienes a tu lado, olvídate de querer cambiarlo, mírate a ti y empieza a cambiarte a ti.

Puede pasar también que pienses en cambiar de pareja pensando que ‘la próxima será mejor’… error!  La próxima pareja podrá tener otra ‘envoltura’, se presentará de otra forma pero, siempre llegará a ti para reafirmarte algo.  No pierdas tiempo, no te desgastes cambiando de pareja.  Aprovecha la oportunidad de tener este encuentro y utilízalo a tu favor, cuestiónate, siéntete, incomódate que, después, vas a salir mejorado.

Las relaciones nos ayudan a sanar, aprovéchalas!