Uno hace siempre lo mejor que puede ...

Me ha pasado verme hacia atrás en alguna situación donde tuve que escoger una opción entre varias que se me presentaron y, me pasaba que, luego de ver o ‘vivir’ el resultado o consecuencia de aquella elección, me encontré diciéndome a mí misma, “por qué la escogí?”, o “por qué no pensé mejor y escogí la otra que aparentemente tenía un mejor desenlace?”.  Me ha pasado que con el paso del tiempo he mirado atrás y me he recriminado: "cómo pude haber escogido esa opción?”.   También me ha pasado machacarme o culparme por tremenda equivocación!

Este punto me ha exigido y todavía me exige (menos que antes) una ardua labor.   Es como que quisiera siempre escoger bien!  Es como que en el fondo de mí quisiera llegar a no equivocarme y, me cuesta a veces darme cuenta, que SIEMPRE la elección que haga me terminará sirviendo para algo.  

Ahora en el presente, si bien tengo más claro el tema, reconozco haberme encontrado alguna vez machacándome algo.  Felizmente me pasa que logro cortar esa forma y, empiezo a decirme que fue lo mejor que pude hacer en su momento.

Me he visto diciéndome a mí misma también y mencionarlo en algún taller que, uno SIEMPRE escoge la opción que cree es la mejor en el momento en el que está.  Lo único que varía con el tiempo es el estado de conciencia en el que nos encontramos y, justamente por eso, es que vemos las cosas de forma distinta después.   Hacia eso voy!  Hacia liberarme de la famosa culpa…  

Estoy clara que si pudiera variar muchas de mis elecciones y decisiones, mi vida hoy sería otra pero,  así no funcionan las cosas!   La vida es un constante aprender, es un constante 'darse cuenta', es un constante experimentar.  Y, creo que en el ‘equivocarme’ o en el supuesto ‘fracaso’, están justamente los aprendizajes que me llevaron a ser quien soy ahora.

Si algo me queda claro con esto es que NUNCA debo culparme, nunca debo arrepentirme de algo que hice o que no hice, o de algo que escogí.  En el momento que lo hice, esa fue mi opción.

Hoy trabajo hacia tratarme con cariño, hacia aceptarme con todo, con mis errores y con mis aciertos y, siento que esa es la clave para lograr cada día caminar más feliz conmigo. 

Me acepto hoy como soy:  como un ser imperfecto, como una persona que trata de ser cada día más consciente y que trata de vivir su vida mirándose para lograr avanzar y ser mejor cada día.