Las personas no cambian

Muchas veces escuché decir frases como:: “la gente no cambia”, "ya es muy tarde para cambiar” o "estás pidiendo imposibles"...

Y, sí, me incluyo entre las personas que en algún momento también pensaba eso que, con los años era muy difícil cambiar y menos pedirle a alguien que cambie.

Ahora puedo decir, con conocimiento de causa, que eso no es así.  Y lo digo porque lo he vivido y lo sigo viviendo.

Soy hoy día una persona muy distinta a la que fui, hablando de mis temas emocionales, de mi actitud hacia las cosas y de mis formas de reaccionar.  Hoy trato y me liga a veces, de crear un ‘espacio’ entre lo que pasa al frente mío y yo, de tal forma que me doy la oportunidad de pensar cómo quiero reaccionar.

En mi familia siempre me decían “fosforito” o “chispita”, porque mis formas eran las de simplemente reaccionar, totalmente impulsiva y, eso me hizo meterme en problemas y ponerme en situaciones no muy simpáticas.

No voy a decir que hoy soy “Om” todo el día, que nada me perturba y que prácticamente la Madre Teresa y yo somos muy parecidas…jajaja  Nada que ver!   Soy un ser humano que trabajo en mí todos los días, dedico tiempo a pensar en lo que me pasa, le dedico tiempo a lo que siento, sobre todo si algo me ‘mueve’ o me altera.  Hoy me miro, hoy trato de reconocerme en las personas que veo al frente mío.  Si tengo a alguien ‘que no soporto’, ya no pierdo tanto tiempo en enfocarme en la persona sino ahora me enfoco en mi y trato de ver qué tengo que ver yo con eso que me parece tan ‘horrible’.

Por otro lado, hay otro ejemplo que tengo que mencionar, ya que también he sido testigo y parte del cambio y, sobre todo porque calza perfecto con esto que estoy compartiendo.   Es sobre mi pareja, mi esposo, con el que llevamos buenos años juntos (cosa que también ha sido un logro para mí ya que me ha involucrado mucho trabajo y me imagino que para él también), lo observo y veo los cambios que ha logrado en él como persona y es increíble percibir cómo cuando una persona quiere cambiar, lo puede lograr.  No es fácil hacerlo, ¡¡nadie dijo que lo era !!  

De hecho, lo más cómodo, es decir: “así soy y ya no puedo cambiar” pero si uno quiere, puede lograr los cambios que decida hacer.

Entonces, ya he modificado esta frase en mi vida…ahora pienso:  “las personas SI pueden cambiar, sin una edad fija para hacerlo, sólo es necesaria la voluntad de querer lograr el cambio”.