Empiezo por mí ...

Esta frase me parece muy buena y cierta:

"Ayer fui inteligente y quise cambiar el mundo, hoy soy sabio y voy a cambiarme a mí mismo."

Algo así me pasó.   Siempre quise que el mundo cambiara para poder ser feliz.  Luchaba porque las cosas, a veces, fueran diferentes.  Me pasaron situaciones de todo tipo, en el ámbito de trabajo y también en el ámbito personal.

En mis "trabajos", y pongo la palabra así entre comillas porque he trabajado en 1,001 sitios!  A veces ya me olvido de todos los que pueda haber estado en algún momento.  Si bien siempre me ha ido bien en donde trabajaba, más era un tema que me aburría de lo que hacía o me aburría de la gente o, siempre estaba buscando 'algo nuevo', algo que me motivara.

En cuanto a mi vida personal, también conocí a mucha gente, salí con varias personas y tuve algunas relaciones importantes.  Me pasaron situaciones donde no entendía por qué 'me tocaban' personas así en mi vida y, de hecho, vivía recontra enfocada en mirar afuera mío.  Enfocada en las personas y cómo eran o lo que hacían pero, no tenia ni idea de que debía mirarme a mí.

Me tomaron bastantes años empezar a cambiar mi forma de mirar la vida y sobre todo mirar MI vida.  Podría decir que recién cuando empiezo este camino de conocerme y de poder comprender las cosas y por qué eran como eran, es que comienzo a trabajar en modificar la forma.

Toda mi vida esperaba y trataba de que todo cambie antes de mirarme a mí.  Los mensajes que siempre escuché iban dirigidos a que había que enfocarse en que "las cosas cambien".  "Hay que trabajar para cambiar las cosas"... y en ese intento, inconscientemente me quedaba esperando a que algo AFUERA cambie...algo en el mundo cambie.

Y, eso no es así.  Hoy entiendo y comprendo que la única forma que las cosas cambien es empezando por mi.  Si algo no me gusta en lo que veo afuera, debo empezar por mirarme a mi y cambiar algo en mi.

Lo de afuera cambia, cuando tú cambias.

Si esto lo aplico a lo que a mí me pasaba en mis trabajos y en mi vida, era que, en vez de seguir cambiando de trabajo o de persona, el tema era darme el tiempo de mirarme a mí y tratar de encontrar qué me hacía 'no conectar', qué me hacía 'querer sólo pasar por encima'.  De hecho algo de eso había y me tomó años verlo.

Tampoco es que ahora la veo clarísima y siempre, no!  Esto es un trabajo de todos los días y a cada momento.  Pero si en algo estoy ahora es en no quedarme enfocada mucho rato en mirar afuera.  Cuando me doy cuenta que estoy así, ya me digo:  "Silvia, por ahí no es..." y empiezo a ver qué hay y qué puedo hacer para modificarlo en mí.

Lo de afuera cambia, cuando tú cambias.