¿Quién soy?

¿Te has puesto a contemplar alguna vez el universo donde vivimos, del que formamos parte?  ¿Te has detenido a observar su belleza y majestuosidad?  ¿Te has puesto a pensar en su perfección?

Sólo basta con que te pongas a observar el océano, el mar, las olas y, el orden que siguen.  Si miras un poco más a fondo y, contemplas el cielo, las estrellas, el sol, la luna y el movimiento constante que tienen.  Si paras un segundo a ver las flores, los árboles, los animales desde diminutos hasta los más grandes.  Si te detienes a maravillarte del proceso que lleva y que hace posible que cada uno de nosotros nos hagamos presentes acá.  Sólo con esto te darás cuenta que algo o alguien hace que todo sea posible, que todo funcione de una forma perfecta y en un orden más allá de lo imaginable.

Entonces te pregunto:  ¿tú crees que este orden es casualidad? ¿tú crees que eres parte de esta grandeza?  ¿tú crees que algún lado de ti conecta con esta fuerza?  

Te invito a hacerte estas preguntas y ver qué pasa, cuestiónate, inquiétate al respecto.  Es tu vida y solo tienes esta oportunidad hoy de estar acá.  ¿Vale la pena hacerlo no?  Vale la pena al menos intentar saber de dónde vienes.  Vale la pena conocer algo de lo que eres parte.  Vale la pena saber qué hace posible que estés acá.

¿Sabes, por qué creo hoy que vale la pena todo esto?  Porque si has venido a este mundo a experimentar, por lo menos date la oportunidad de conocer las reglas de este mundo.  Date la oportunidad de saber cómo funciona.  Eso, te ayudará a empezar a encontrar respuestas y saber que no estás acá al azar; saber que no eres parte de la casualidad.

Y, al empezar a tener eso claro, no sólo fluirás con todo y con todos, sino que te harás dueño de tu vida, te darás cuenta que todo lo que llega a ti es resultado de algo que hiciste o algo que dejaste de hacer.  Dejarás de sentirte víctima de tu vida y de tus circunstancias para empezar a construir la vida que hoy quieres para ti.

Pero, mientras no hagas ese 'cambio' dentro tuyo, todo, más o menos seguirá igual.  Podrás variar de aspecto, podrás cambiar de ropa, podrás cambiar de trabajo, podrás cambiar de carro, podrás cambiar de pareja pero, lo que hay dentro tuyo, que SI importa y que es lo único que te llevarás contigo, se mantendrá igual.

¿Crees que eres sólo un cuerpo físico?  ¿Crees que tu vida empezó el día que naciste y, se terminará el día que mueras?  Piénsalo.  Tu respuesta es la que dará sentido a partir de hoy a cómo quieres vivir, a cómo quieres relacionarte, a cómo concibes tu existencia aquí.

Entonces, te invito a reflexionar en este tema tan crucial.  Te invito a empezar a darte cuenta quien SI ERES y quien NO ERES.