Dejando de mirarme para mirar al otro...

Parece sencillo pero, ponerlo en práctica creo que es bastante complicado, ya que la única forma de llegar a mirar a otra persona es dejando de mirarme a mi mismo.  Y lograr eso no es nada fácil.

El hecho de dejar de mirarme implica un gran esfuerzo y trabajo para lograr alcanzar un distinto nivel de conciencia.   Normalmente andamos metidos en nosotros mismos, algunos en niveles más profundos que otros y esto, impide que nos relacionemos de una forma libre y sana con el resto de personas.

Pongo un ejemplo que ojalá ayude a entender esto:

Imagínate una discusión con tu pareja.  Tú le reclamas que no te está dando la atención que tú quieres.  

Tu pareja por el contrario, te dice que si está pendiente de ti pero que anda tan atareado(a), que no entiende cómo encima le exiges atención!!

Acá nos encontramos frente a  dos escenarios:

a) está la persona que requiere más atención y,

b) está el que el tiempo le alcanza con las justas y no entiende que encima le pidan que haga más.

¿Cómo sería el dejar de mirarme para mirar al otro?  

En el caso del "a", tendría que darse cuenta si su pedido es razonable y realista o, por el contrario, intenta que su pareja cubra un vacío de atención que él pueda tener, en cuyo caso, debiera hacerse cargo para evitar estar pidiéndolo afuera y de esa forma.  

En el caso del "b", tendría que dejar por unos segundos su posición de 'persona ocupada' y tratar de VER la situación para poder saber si más allá del reclamo de su pareja, efectivamente hay una actitud suya de dejadez en la relación o que algo lo lleve a estar tan metido en sus actividades.